Política
2018 en Chubut

El año de la corrupción, las protestas y la crisis económica

Momentos del 2018 en la provincia del Chubut. (Fotomontaje: NOVA)

Si bien las sorpresas en la política pueden estar a la orden del día, lo que ha ocurrido y ocurre en este final del 2018 ha sorprendido a los 600 mil habitantes de la provincia del Chubut. Ni el mejor director de telenovelas o cine dramático hubiera imaginado un escenario tan complicado y admirable por las historias que se pueden contar y que serían no sólo merecedoras de un premio Oscar sino que además podrían transformarse en un best seller de lo mejor del cine de terror de Stephen King.

Los chubutenses pasaron acontecimientos que ya están marcados en la memoria y que será difícil de superar o, mejor dicho, de igualar en el momento de comparar con tiempos negativos que atravesó la provincia.

Corrupción gubernamental; más de tres meses de protestas de trabajadores, toma de edificios públicos, crisis social económica y un universo político donde se mostró falta de códigos, ideales acribillados y donde el " vale todo" sigue siendo un protagonista indiscutible dándole apertura a lo peor de la mayoría de los políticos como describe la claridad del latín pero que en esta realidad no muestra transparencia en su accionar.

La inexperiencia

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni echó a rodar su inexperiencia y tuvo errores graves. El pago escalonado de los sueldos a los trabajadores estatales, la elección como ministro Coordinador de Gabinete de Sergio Mammarelli con su soberbia instantánea y el hecho histórico que ha sido la protesta de los trabajadores que comenzó el 20 de marzo y culmino el 9 de julio con el levantamiento de la toma de edificios fueron los principales puntos negativos de un gobierno nacido en el dasnevismo y que intenta ponerle personalidad arcionista.

Todo lo mismo

Para muchos, el 1 de noviembre de 2017 fue una vuelta de tuerca. Desde ese momento, Arcioni intentó ser distinto al fallecido ex gobernador, Mario Das Neves. Y tuvo acciones que, si desde un principio parecían distintas terminó cayendo en el mismo lugar que el grupo dasnevista con toques del ex gobernador, Martín Buzzi; pese a que les moleste a muchos. Contrató en la comunicación a los mismos actores de la etapa gubernamental dasnevista y buzzista. Y también integró el gabinete con sectores del radicalismo comodorense que por el 2003 ocasionaron el internismo entre el ex gobernador; Carlos Maestro y José Luis Lizurume.

Inconveniente educativo

Otro de los tropiezos del gobierno fue su eterna confrontación de más de 200 días con los docentes. Un sector que cuenta con una fuerte presencia laboral en la provincia. Finalmente; los gremios docentes ganaron la pulseada y tenían razón en lo que reclamaban para sus bolsillos de trabajadores de la Educación.

Esperanza

Para el próximo año, los ciudadanos de esta provincia esperan contar con la estabilidad deseada, más allá de las elecciones. "Queremos llegar a fin de mes y que nos alcance el mango", destacó un vecino comodorense.

Además de poder contar con una provincia distinta y con progreso, sin más desocupados y sin necesidad de estar escuchando discursos que como se vio en este 2018 no sirvieron de nada.

Esperemos que el 2019 dé esa oportunidad realmente de creer en los políticos. Que sea verdad, que sea esa herramienta para las grandes transformaciones. Hoy, es una materia pendiente.

Lectores: 393