Municipios
Concejo Deliberante

Trelew: se declaró de interés legislativo la Recuperación y Administración de todos los puertos del río Paraná

Carol Williams, concejala que encabezó la iniciativa la declaración municipal. (Foto: NOVA)

La edil Justicialista de Trelew e integrante de la agrupación “Viento Sur”, Carol Williams llevó adelante la tarea de poner en conocimiento del cuerpo legislativo Municipal, defender y debatir el proyecto que tuvo asidero y acompañamiento de la mayoría del Concejo Deliberante con la abstención de Ángel Callupil (Partido Municipal por Trelew) y la negativa de Rubén Cáceres (Pro – Cambiemos).

A raíz de la denuncia pública de diversas organizaciones sociales y políticas de diferentes puntos del país y en lo local encarnado por la agrupación Viento Sur y los referentes locales del “Manifiesto Argentino” sobre la posible renovación de la concesión del río Paraná, es que motivo a la edil de la ciudad de Trelew a proponer la declaración de interés para la derogación del Decreto Nacional 949/20 y en favor del Acuerdo Federal de la “Hidrovía Sociedad del Estado” para el control del comercio, la administración y el dragado de nuestro río, permitiendo recuperar la soberanía fluvial.

Debemos señalar que constituye una de las reservas hídricas más importantes del globo, no sólo por el caudal de los ríos que desaguan en él, sino por la diversidad biológica del área y por la riqueza de los territorios que aquellos bañan. Por su extensión, es la segunda después de la amazónica en esta parte del continente, y constituye un área donde se concentra una importante actividad económica. A tal fin, la mal llamada “Hidrovía Paraná-Paraguay” es el corredor de mayor desarrollo y trascendencia económica para toda la cuenca, y uno de los más extensos del planeta.

La Hidrovía vincula a casi 80 puertos argentinos de los ríos Paraná y de la Plata, permitiendo el comercio en esos puertos de más de 125 millones de toneladas de todo tipo de cargas, 1,5 millones de contenedores, 750.000 vehículos (normalmente), y el arribo de 320.000 pasajeros de cruceros por año. Desde el Gran Rosario, donde se concentran los principales puertos cerealeros del país, se despacha el 80 por ciento de la producción agroindustrial de la Argentina, que supera los 90 millones de toneladas por año.

Que desde el año 1992, en nuestra nación se venía ejecutando un proceso de privatización de empresas públicas y achicamiento del Estado, a través de políticas económicas neoliberales. Consecuentemente, comenzó un activo plan de transferencias que, a través de distintas modalidades –venta, venta de acciones, concesiones, contratos de asociación-, dejaría en manos privadas empresas industriales, comerciales y de servicios que hasta entonces estaban en poder del Estado Nacional. En dicho proceso fue que el Sistema Troncal de Navegación, empezó a ser operada en sus tareas de dragado y balizamiento, a través de un proceso de concesión, por un consorcio integrado por una empresa multinacional de origen belga “Jan de Nul” y una local “EMEPA”, que confirmaron la empresa Hidrovía S.A. Esta política de privatizaciones del gobierno de turno, y de desmantelamiento de las estructuras de control del Estado, no solo implicó la pérdida de Soberanía, sino que genero una proliferación de puertos privados.

Desde entonces las provincias ribereñas y también los puertos argentinos (Salvo Buenos Aires y rosario) no pueden generar riquezas internas para el estado. Los concesionarios administran todo lo que pasa, sin velar por los intereses generales del país, de la protección de las costas, de los cauces, del cuidado del medio ambiente y la biodiversidad; simplemente lo considera una ruta para el paso de barcos comerciales. Actualmente la empresa privada adjudicada tiene derecho a cobrar peajes de más de 3 dólares por tonelada, uno de los más caros del mundo, sin quedar nada de ese dinero en las arcas de los gobiernos provinciales ribereños.

El 30 de abril, venció en Argentina el contrato de concesión del servicio de dragado y señalización dentro del cauce de agua más importante de Argentina, con la empresa extranjera. La participación del estado nacional es la manera más óptima de recuperar la soberanía y, además, generar un ingreso exponencial de riquezas a las arcas fiscales de nuestro país.

Señalo en este sentido la concejala “en tan solo una década de control y cobro de los derechos de exportación que nos corresponden, sólo el río Paraná pagaría gran parte de la deuda externa bruta de la Argentina, además de asegurar la creación de decenas de miles de puestos de empleo en paralelo a la definitiva reafirmación de la Soberanía Nacional”.

También agregó Carol Williams que “la situación crítica que atraviesa Argentina hoy, de endeudamiento y fuga de capitales, es algo sumamente dañino para la salud de nuestra nación. La estatización de la administración y el control de los puertos de la Cuenca del Río Paraná, y de las tareas de su dragado y balizamiento, sería no solo un pilar fundamental en la recuperación de la Soberanía fluvial, sino que a partir de los ingresos que generaría, también sería una imprescindible herramienta para atacar seriamente al problema de la pobreza estructural que sufre la Argentina, pobreza en un país que produce alimentos para 400 millones de personas, que solo se explica porque la riqueza de su comercio exterior queda en manos de empresas transnacionales”.

Lectores: 324

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: